Yo Esperando por la Perla

se pierde el sentido

se opaca todo entre sombras

la mirada se hace rabia

el dilema nos despierta

nos despierta de la noche

el dilema aquel infame

triste infame, insalubre respuesta

aquí, ahora

tu infame respuesta sin sentido

oscuro sentido, más que oscuro es la nada

la nada de la sonrisa tierna,

uff, que tierna tu sonrisa nada

maldigo tu sonrisa, enfrento tu carcajada

cuando ya del silencio no espero respuestas

ni de los gritos, espero respuestas

ni de los ojos espero respuesta

así, así, así,

como si fuera una cadencia inútil

así, así, así,

como esperando a alguien a esa fiesta

que ya no llega,

que ya no se hizo,

que ya se fueron,

así, así, así,

tu propia cadencia, tu propio baile

tu danza eterna, el hilo que reniegas

aquella es tu danza,

y sigues bailando, bailando

no paras de bailar un instante

y sudas poco a poco por la frente,

el pecho y los ojos mojados

de tanta danza

danza frenética de la vida siniestra

de la carcajada inhumana

del sarcasmo infinito del buen dios

buen dios, perdido entre fantasmas

como sigo yo, perdido entre fantasmas,

y llorando impaciente por un pedacito de cielo

por sólo una puerta abierta,

por unas nubes bajas con el sol escondiéndose

y a los hombres frenéticos

esperando por LA PERLA,

como idealista que sigo siendo,

yo esperando por LA PERLA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *