Pro Locco

Prólogo a Miss Peoress Poemass de Mauricio Valenzuela

– Pasamos a otra etapa hermano
– No me voy a despedir de ti, en todo caso
– Coincido

Ese fue el fin de nuestro diálogo. Estábamos en el Bahamondes, tal como lo hacíamos ritualmente todos los lunes, para nuestra reunión de evaluación del fin de semana. No recuerdo los detalles de esos días. Es imposible asumir una realidad sobrecargada de estímulos y fijarse al mismo tiempo en detalles.

Ese lunes nos acompañaba Arcturus, un buen amigo que nos había soportado, a nosotros y a nuestro ritmo, por más tiempo que el habitual. Partimos con Mauricio al baño a evacuar la cerveza y nos quedamos ahí. Comúnmente nos echaban de los baños porque nos encerrábamos en ellos a conversar de las mil acaloradas ideas que nos habían fermentado en el cerebro mientras alguien se meaba en la puerta. Esta vez vimos pasar a muchos que nos miraban con extrañeza, sobre todo aquel que escapó horrorizado cuando nos encontró abrazados y llorando después de las palabras que cerraron nuestro diálogo. Estuvimos así un par de minutos antes de poder salir del baño fortalecidos. Afuera todo era luminoso porque era un nuevo día.

Y mientras yo tomaba mi agenda y copiaba en ella las últimas tres líneas de nuestro diálogo, afuera todo era un gran latido. Arcturus discutía con un grupo de chicas. La mitad de ellas lo encontraban precioso y la otra mitad muy feo. Mauricio… Dean, miraba TODO el paisaje desde su asiento junto a mi, en la ESQUINA, en NUESTRA mesa. Sólo sonreía.

Este libro compila parte de los poemas que escribió entre los años 1985 y 1995. Son diez años que representan mucho más que palabras. Son la manifestación de la Vuzqueda. La que nos hermanó y nos mantiene en contacto.

Este libro pretende ser algo más que eso. Este libro es el inicio de algo más. Es la primera manifestación de los que hacemos de la vida un gran latido, de principio a fin. Nuestro sueño, el de nuestra generación febril, que hoy se transforma en tu regalo… en tu invitación para ser por siempre algo más que palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *