Navidad

Es navidad y en el último cuarto del anacrónico prostíbulo del puerto la vieja prostituta sostiene esperanzada el único paquete y no puede contener dos negras lágrimas cuando se da cuenta que esa misma tarde lo había comprado ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *