La Dialéctica en los Cuatro Cuartetos de Eliot

Una perspectiva de acercamiento evidente, aunque no por ello menos interesante ni adecuada, a los Cuatro Cuartetos de Eliot se perfila a partir de la noción de dialéctica propuesta por Heráclito y sistematizada posteriormente por Hegel. De ahí que los epígrafes de Heráclito nos den una pista clara: El camino que sube y el que baja son uno y el mismo.

Recordemos que la dialéctica fue entendida por Heráclito como el estudio de la naturaleza en movimiento, siendo en un comienzo entendido este movimiento como una contradicción entre un suceso y otro posterior o inmediato. Precisamente, define la dialéctica como el arte de generar polémica eliminando las contradicciones del adversario.

En el primer sentido, en el epígrafe nos encontramos con dos realidades en movimiento, una realidad espacial que significa un camino, y una realidad temporal que significa recorrer ese camino. Al mismo tiempo, aquella realidad se vivifica en la intersección produciéndose un instante de eternidad. El poema comienza precisamente así:

Time present and time past
are both perhaps present in time future
and time future contained in time past.De esta manera las nociones de pasado, presente y futuro se dimensionan en continentes sucesivos que nos dan la idea de ciclo, pues al estar pasado y presente en el futuro, y futuro inmerso en el pasado, la renovación constante, el movimiento constante se hace presente. Aún así, el hablante ignora el propósito de este tiempo y de esta recurrencia:

But to what purpose
disturbing the dust on a bowl of rose-leaves
i do not knowLa velocidad se unifica en dimensiones diferentes que son ajenas a quienes viven esas dimensiones. Así, el rayo pasa invisible a los ojos mientras la sombra que una nube proyecta sobre el estanque, lo vacía de presencia llevando al ser humano a lo insoportable del presente:

And the unseen eyebeam crossed, for the roses
had the look of flowers that are looked at (…)
And they were behind us, reflected in the pool
then a cloud passed, and the pool was empty (…) Time past an time future
what might have been and what has been
point to one end, which is always present.El movimiento se centra ahora en aquello que pasa, dejando constancia de ese tiempo en constante progresión, pero dejando en claro la relación con el sistema. Esta idea se explica mejor a partir del concepto de sistemas inerciales de Einstein, al concebir un sistema con velocidad constante como un sistema inmóvil en relación a si mismo. La relatividad vendría a constituirse como modelo desde el momento en que en un segundo sistema inercial diferente del primero se pueden aplicar las mismas leyes, es decir, son irreconocibles el uno sin referencia al otro:

We move above the moving tree
in light upon the figured leaf
and hear upon de sodder floorLa realidad está dada y desde la perspectiva humana de la experiencia concreta somos capaces de ver la relación de figura fondo que trasluce a esta sucesión del tiempo. El movimiento se entiende aquí desde la perspectiva dialéctica que supera la simple noción de repetición del enfoque metafísico, sino que como unidad de contrarios:

Neither from nor towards; at the still point, there the dance is,
but neither arrest nor movement. And do not call it fixity,
where past and future are gathered. Neither movement from nor towards,
neither ascent nor decline. Except for the point, the still point,
there would be no dance, and there is only the danceSe habla acá de un paisaje en movimiento que no se sitúa en ninguno de los opuestos, sino en la unidad de ambos que se constituye como la demostración de la segunda ley dialéctica. El sujeto se sitúa en aquel puente que recorre el pasado y el futuro, es decir, en aquel punto en que se curva la línea del tiempo por atracción de los opuestos. El pasado y el futuro se acercan ilusa y remotamente, pero aún así son inasibles desde aquel punto. Aparece también la presencia del punto inmóvil, el punto de referencia que permite definir un sistema como inercial. El paralelo entre tiempo y espacio se hace evidente pues el still point no está en el pasado, en el presente o en el futuro, sino que en la conciencia de la existencia de ese punto:

Time past and time future
allow but a little conciousness.
To be conscious is not to be in time
but only in time can the moment in the rose garden (…)
be remembered; involved with past and future.
Only trought time time is conquered.El punto de conciencia está siendo y se sitúa en un plano aún no contaminado por la experiencia, que según el hablante vendría a ser degradatoria, fragmentaria e ilusoria. Hay un estar que es también un no-estar (unidad de contrarios, nuevamente) que invita a ir más lejos, definiendo un abajo donde se encuentra con un definitivo al que llama perpetuo:

(…) nor darkness to purify the soul
emptying the sensual with depravation
cleansing affection from the temporal (…) Descend lower, descend only
into the world of perpetual solitude,
world not world, but that wich not world.En este punto se presenta en el texto la cita de Heráclito, pero al mismo tiempo que cada camino se hace eternos caminos, caminos diferentes se hacen el mismo camino. El deseo sustenta aquello que el mundo, en principio, no es, como la carencia (deseo no satisfecho) que apunta a una pérdida de sentido asociada a la vacuidad de fantasía y a la incapacidad del espíritu de dar respuesta a la pregunta esencial del hombre en torno a su permanencia. El deseo de permanecer es parte del mundo de la experiencia y a este podemos contraponer la abstinencia como otra vía de movimiento:

This is the one way, and the other
is the same, not in movement
but abstention from movement; while the world moves
in appetency, on its metalled ways
of time past and time futureSe abre a partir de este punto la lectura del poema como un camino ascendente que puede sintetizarse en aquel verso que dice:

The detail of the pattern is movement,
as in the figure of the ten stairs.
Desire itself is movement
not in itself desirableEsta visión se sintetiza en Octavio Paz (4), quien dice a respecto: “La historia moderna es caída, separación, disgregación; asimismo es la vía de purgación y reconciliación. El exilio no es exilio: es el regreso al tiempo sin tiempo. El cristiano asume al tiempo sólo para transmutarlo. La poética de Eliot se transforma en una visión religiosa de la historia moderna de Occidente”.

El acto de volver al comienzo tiene un importante antecedente biográfico en Eliot, pues su regreso a Inglaterra no lo considera como un exilio sino como un retorno a las raíces. Así se inicia East Cocker, titulado de esta manera por el pueblo que dejó Andrew Eliot para partir a Estados Unidos en busca de libertad religiosa:

In my beginning is my end.Eliot está haciendo el camino de regreso, camino místico que sintetiza la visión religiosa de la historia moderna de occidente, Como dice Paz:

The only wisdom we can hope to acquire
is the wisdom of humility: humility is endless.
The houses are all gone under the sea.
The dancers are all gone under the hill.En este punto nos encontramos de regreso con la danza que se había situado en el cuarteto anterior ubicada en el still point, donde la danza no es y al mismo tiempo es la única posible. Ahora son quienes habían danzado en aquel pasado, aquellos que descansan, han perdido el movimiento, y yacen bajo la colina. Entramos con ello al terreno de la muerte al que le canta en los funerales. Este terreno es presenciado como sombra, ausencia de luz:

o dark dark dark. They all go into the dark (…) and dark the Sun and the MoonPara continuar con el camino de ida y de regreso unificados en esa sombra que anticipa a la muerte:

To arrive where you are, to get from where you are not, you must go by a way wherein there is no ecstasy.
In order to arrive at what you do not know you must go by a way which is the way of ignorance.
In order to posses what you do not posses you must go by the way of dispossession.
In order to arrive at what you are not you must go through the way in which you are not.El proceso se sustenta dialécticamente en la unidad de contrarios. El ser (tesis) es negado por lo que no lleva a no ser (antítesis) desarrollándose la (síntesis) en el no ser. De esta manera se unifica lo nuevo y lo viejo como condición necesaria del mismo desarrollo.

Paz concluye que “Para Eliot la poesía es la visión del orden divino desde aquí, desde el mundo a la deriva de la historia”, lo que lo sitúa en este movimiento perpetuo de negaciones que le permiten intertextualizar nuevamente con Heráclito al comienzo del tercer cuarteto:

I do not know much about gods; but I think that the river
is a strong brown god – sullen, untamed and intractable,
patient to some degreeEl río, que Heráclito asimila con el tiempo, nos mostraría un devenir constante y paciente. El ser desde el futuro que intenta vanamente desenredar el pasado cuando este es engañoso y ha limitado el porvenir. En este punto es que el tiempo se detiene y suena la campana. Obviamente no se trata de una intertextualidad con La Teoría de la Relatividad de Einstein, pero éste usa el mismo recurso de la campana para explicar que dos eventos sucesivos en un sistema inercial pueden ser percibidos como un mismo evento fuera de aquel sistema. Al alcanzarse una velocidad infinita el tiempo eventualmente se detendría. Por lo mismo es que el pasado se hace permanente:

Now, we come to discover that the moments of agony (…) are likewise permanent
with such permanence as time has.Tomar cualquiera de los caminos implica también una huída que nos ajena, pues ya no estamos aquí cuando volvemos a estar, ya no somos lo que éramos ayer:

And the way up is the way down, the wy forward is the way back.
You cannot face it steadily, but this thing is sure,
that time is no healer: the patient is no longer hereAquella cura se torna imposible y se describe en su imposibilidad de detener el transcurrir, salvo por la gracia que sólo el santo recibe:

But to aprehend
the point of intersection of the timeless
with time, is an occupation for the saint
no occupation either, but something given
and taken, in a lifetime´s death in loveEs el punto en el que se enlaza la narración personal de los primeros tres cuartetos con el intento de recrear en el cuarto una historia de Inglaterra y de la iglesia anglicana. Todos los conceptos hasta acá vertidos se van sintetizando y ampliando al mismo tiempo, llegando a un cambio cualitativo que se explicaría en la universalización de los motivos, posible de entender desde la cantidad.

When the tongues of flame are in-folved
into the crowned knot of fire
and the fire and the rose are oneAsí se daría la transformación de un cambio cuantitativo en un cambio cualitativo (primera ley dialéctica) cuando finalmente la voz se hace llamada.

With the Drawing of this love and the voice of this calling
BibliografíaEliot. T.S. Four Quartets. Edición Bilingüe. Cátedra. Barcelona. 1999

Paz, Octavio. El Arco y la Lira. FCE. México. 1986

Paz, Octavio. Los Hijos del Limo. Del Romanticismo a la Vanguardia. Seix Barral. Barcelona. 1974

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *