Instante

Miro alrededor y estás tú, a mi costado, esperando el instante preciso, el momento mágico en que me mires y digas con los ojos que sí y tu amiga y mi amiga se queden ambas con las bocas abiertas cuando salgamos por la puerta. Entre palabras, entre escucharte y escucharme, puedo saber que también lo sabes y que la ingenua realidad se marea entre uno y otro litro de cerveza porque jamás, y digo jamás, tú y yo haremos lo que realmente quisimos hacer en ese instante que se perdió irreversible en el tiempo. Sólo sé que ahora, mientras escribo estas breves líneas que serán mi recuerdo de tu rostro de niña, estarás soñando que un desconocido te besa justo después de tomar tu mano y salir junto a ti a la fría calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *