Hubo Gente vestida de Negro en mi Cocina

Hubo gente vestida de negro en mi cocina

estuvieron ahí, comiendo esa basura oleosa

que les preparé

lo mismo que un vino barato hirviente

que alguien llevó.

Son gente de negro,

pero ya no están

escuchaban a través de las paredes,

pero ya no lo hacen

se quejaban de los estereotipos del mundo

y ya se han ido

a ensombrecerse de tanta epidermis

que los engañó de pronto

los hizo irse de pronto

los hizo quedarse ajenos

porque eran ajenos

ajenos y de pronto se fueron

ya se fueron

mis amigos

se han ido

se han ido

se han ido ellos

mis amigos

como letanía escucho lo que no dijeron

lo escucho distante

como que se han ido

y dejaron un hueco enorme

en la epidermis del mundo

la misma que vieron con inteligencia

en una hembra desconocida

o en una mujer llena de mentiras respecto a si misma

que incluso, también se ha ido

dejando el vacío del hueco del mundo

en su epidermis

dura como roca epidermis

ajena epidermis que no tuve en mi cama

que también se ha ido

Se fueron todos

lo dejaron todo

lo perdieron, más bien, todo y todos

perdieron lo fresco y lo oscuro

lo que les fue ajeno, lo que nunca tuvieron

los perdieron también

lo perdieron

todo

se ha ido

lo perdieron

lo oscuro y la magia, y lo fresco y lo ligero

se fue

si ellos

se fue

incluso más allá de ellos mismos

y se perdió

porque nadie lo ha cogido aún

sólo quedo un poco manchado

un poco en mis venas

una pizca en tus recuerdos

que están más que manchados

de lejanía,

de traición mi amigo de traición

Se fue lo que tenías

se fue todo

al carajo mierda

lo perdiste

lo dejaste

¿lo incluiste en las sobras quizas?

queda vacío por llenar

¿con que lo llenarás?

con tu dinero

con el tiempo que pierdes

con los hijos que no tendrás

con la mujer que te traiciona

¿lo llenarás?

perdiste la simiente

de lo que era más que nuevo

y a la vez más que antiguo

entre los hombres

ajenos hombres antiguos

que lo tuvieron

y lo tenían ahora

entre sus brazos

lo que era único

lo único que podía ser único

lo verdadero

la simiente maligna llena de bondad

la pregunta eternamente insatisfecha

la noche febril llena de pieles

y de vinos que empapan la conciencia

y ensordecen los murmullos del mundo

y te permiten escuchar

aquello que ya sabes pero…

es tan agradable escuchar

eso que ya no sabes

y que no escuchas más

porque lo perdiste

se fue, se ha ido

en un para siempre que desconoces

en un tiempo que no te perdona

en un cuerpo que no perdona al tiempo

lo dejaste ir y no te perdonas

aunque no recuerdes

no te perdonas

por tu traición

¿sabes que me traicionaste?

debes saberlo

¿Qué tendrás que sea ahora más que antes?

tendrás lo que quisiste

llenar con cosas el vacío

llenar con mierda tu conciencia

perdonarte por lo que harás en futuro

escupir al cielo esperando un castigo

rasgar vestiduras sin saber por qué

te colmaste

te vendiste

traicionaste

lo perdiste todo como todos lo perdieron todo

aunque este poema sea sólo para ti

todos lo perdieron todo

caminaron locos por la calle burlando a dios

y lo perdieron

pidieron perdón

se horrorizaron frente al pecado

se confesaron con un cura pederasta

que se metió mano bajo la sotana mientras hablabas

y lo perdiste todo, mi amigo, mi ex amigo

Ahora sólo queda (para mi)

contemplar el cielo gris de esta ciudad

como un volcán dormido

esperar un turbio cambio de milenio

como si eso lo cambiara todo

y escribir estos poemas interminables

que (suerte la mía) dan sentido a mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *