Ellos (Alquimia)

éramos la alquimia triste y sagrada del desierto imperio de la nada, el rostro bendito y pálido inserto en las postales del destino, como dioses atados a lo inevitable

éramos sagrados y guerreros, absurdos y vitales, enmascarados en las trampas de una avaricia sana, queriéndolo todo, develándolo todo, muriendo por nada

éramos los que bailaban la danza de sus enigmas

éramos los que miraban el rostro soberbio de la propia muerte

éramos así y así encajábamos inmóviles en el rompecabezas del mundo, ajenos a la cobardía de un tren en marcha o a la inevitable caída al infierno o al veneno de la serpiente que desafiaba la agonía en las calles

ahí era la noche de esas calles y sus sueños de alfombras y manteles, ahí los bares de mil disputas, ahí los nombres que no recuerdo y las mentiras que burlaban la sangre

ahí era la salida de las peleas y los duelos y los bolsillos vacíos, ahí eran las casas mugrientas y el arrastrarse ebrio sobre la hembra enamorada, ahí era el ritmo y los latidos

ahí era el juego sin tiempo y la miseria borrada, ahí la ciudad de mierda que hoy día te aprisiona y el mismo cielo que levantamos un poco para poder respirar

eran los años de gritos y lujuria en el despertar de los cuerpos y de los amigos bebiendo del elixir y creando en palabras y agonía el santo nombre de lo nombrado

fue Hugo

fue Mauricio

fue Gabriela

fue Claudia

fue Arturo

fue Maritza Billy Alex Francisco Fernando

fue Pilar la Sole las Paulas Enrique

fue la Cata Janet Miguel y Manuel

fue Hank Big Bang la China y su hermana

fue la catalana Roberto Gabriel y Sergio

fueron todos entregados caprichosos a la historia en mil episodios de un director ausente o en el verbo inhumano de poetas vulgares

fueron mis amigos vistiendo los colores alquímicos quienes atravesando tormentas de viento negro empuñaron las armas de un desacato bíblico:

la enfermedad de vivir, la manía colérica

fueron mis amigos, perdidos o no, seres maravillosos de la vida extinta de este pueblo minúsculo que grita exigiendo su profético destino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *