¿Por qué soy Vegetariano?

Mi ex novia Daniela es vegetariana porque asegura que la carne, las drogas y el alcohol, son instrumentos de dominación del capitalismo. Entonces, ningún revolucionario puede llamarse conciente si se deja enredar por los explotadores y sus esbirros.

Teo, un buen amigo que prefirió una vida apacible en Aysén a cambio de su exitosa carrera de ingeniero eléctrico, es vegetariano porque descubrió que los animales con los que nos alimentamos son inyectados con nanotecnología, microscópicos circuitos que se sintetizan con nuestras células y les permiten a los conspiradores controlar nuestras emociones desde sus centrales emisoras. Por eso es que tampoco consume margarina, azúcar o granos refinados, ni mucho menos transgénicos.

Isabel no sólo es vegetariana sino que además habla con los animales y con las plantas. Cada vez que corta un tomate de la rama le pide cariñosamente perdón y le recuerda que sólo lo hace para alimentarse. Ella es no violenta y dice que no podemos matar a nuestros hermanos menores, los animales, y mucho menos criarlos en cautiverio para luego asesinarlos despiadadamente. Al igual que Marta, otra chica a la que conocí en un encuentro de alimentación orgánica, me llena de información cada vez que nos juntamos a beber una leche de almendras en su casa, información que cada vez me sorprende más. Durante la última visita me dijo que el daño que la carne hace a nuestro espíritu es parecido al que hace la cocaína… si miras el aura podrás notar las estrías, me dijo. Debe ser la maldición incaica, le respondí.

Claudio es precisamente su opuesto. El dejó de comer carne porque tenía demasiadas espinillas. Cuando se dio cuenta que éstas desaparecieron rápidamente siguió experimentando con su dieta e investigó todo lo que pudo sobre alimentación. No hay que negar que le dio excelentes resultados porque a los 30 años conserva el cuerpo atlético que muchos tuvimos a los 18. El es un humanista ortodoxo y un hedonista irredimible: “si hay que matar a todas las ballenas para encontrar la cura del sida, ¡pásenme mi arpón!”

En cambio yo, soy vegetariano porque jamás podré olvidar el increible aroma a duraznos recién cortados que tenía la piel de Javiera, aquella hermosa chica, hija de padres budistas, que no había probado aún la carne a sus veinte años, ni lo ha hecho hasta hoy; soy vegetariano porque no pude dejar de enredarme y deslizarme tan suavemente entre sus piernas durante aquel eterno y jugoso verano del 94.

1 comentario


  1. yo soy vegetariana
    ….porque no quiero transportar en mi cuerpo y menos en mi alma cadáveres …

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *